• Loma Imagen

Las típulas de Amador Montes revolotean en Chapultepec

Un conjunto de ocho esculturas de bronce, en forma de zancudos, integran la instalación del artista oaxaqueño, que se inaugura el viernes en el Jardín Botánico del Bosque

Uno de los grandes recuerdos de Amador Montes (Oaxaca, 1975) de su niñez, son esas tardes lluviosas en la sierra Juárez, en las que se regocijaba jugando con insectos. “Crecí en una casa con una gran huerta, cuando llovía era muy divertido jugar con los animalitos que había ahí, desde gusanitos, insectos, escarabajos, yo me refugiaba ahí e imaginaba”.


En la mente de Montes quedó grabado un insecto larguirucho, con grandes alas y patas largas, que con el tiempo sabría que se llamaba típula. Todavía niño, imaginó una historia donde esos zancudos ayudaban a una comunidad de la tierra mixe tras una desgracia que las lluvias habían ocasionado. De la escritura, sus personajes se transformaron en dibujos y, ya convertido en artista plástico, las típulas aparecieron casi de manera natural en sus cuadros.


Un nuevo anhelo con el insecto díptero está por materializarse: este viernes el artista inaugura en el Jardín Botánico del Bosque de Chapultepec El lago de las típulas, una instalación escultórica que dejará, de manera permanente, ocho zancudos de bronce, de 2.5 metros de altura, sobre el estanque de ese espacio, como parte de Insecta, Festival del Bosque.


“Es una iniciativa de la Secretaría del Medio Ambiente de la CDMX, del Fideicomiso Pro Bosque de Chapultepec y la Fundación Coppel; después de un recorrido por el bosque se me ocurrió que uno de mis sueños era ver alguna vez mis típulas de gran formato, en bronce, sobre un lago, como las imaginé”, cuenta. Quiere que sus esculturas conserven la textura del primer bronce, por eso sólo llevan una delgada pátina plateada, que terminará por tomar su propio rumbo con el paso del tiempo.


La intención, afirma, es montar las típulas como si flotaran sobre el agua, como si el vuelo las hubiese llevado a ese ambiente lleno de flora: “Quiero cuidar mucho el ambiente, el entorno, no quiero que sea nada extraordinario sino que lo extraordinario sea la naturaleza que ya está ahí, es como llegar y poner los insectos ahí nada más, como si llegaran y volaran, no instalar nada, que no se vea un show”. Que todo sea como cuando veía las típulas revolotear sobre el estanque de su niñez.


“No me considero escultor, pero estoy jugando con la plastilina desde hace varios años, estas piezas las hice con una forma del primer intento, sin tanta sofisticación, más bien tienen que ver con el impacto brusco del bronce, sin sobarlo tanto”.

AMADOR MONTES:

  • Amador Montes estudió diseño gráfico en Puebla y de ahí saltó al arte.

  • Su trabajo se consolidó después de viajar por Corea, España e Inglaterra.

  • Sus cuadros están llenos de elementos muy ligados al diseño.

  • Uno de sus cuadros, dedicado a Benito Juárez, fue donado a la ONU.


15 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo